Ciclo Nuevo

La técnica del PNI y tres claves para obtener los mejores resultados

La técnica del PNI y tres claves para utilizarla correctamente y obtener los mejores resultados.

 

Cuando tenemos que analizar un problema, una situación, una creencia, o tomar una decisión o definir un punto de vista u opinión, debemos enfocarnos en la cuestión de la manera más objetiva que nos sea posible; la actitud del que analiza debe ser intelectualmente honesta, desconociendo a qué resultado se llegará.

 

Recomiendo la lectura del post La honestidad intelectual ¿qué es? ¿para qué sirve?

 

Una técnica que utilizo  a menudo y con muy buenos resultados es la llamada “P.N.I.” (Positivo, Negativo, Interesante); también llamada -en la bibliografía en inglés- como “P.M.I”  (“Plus, Minus, Interesting”). Desarrollada por el maltés Edward de Bono (el mismo del Pensamiento Lateral) es un instrumento sencillo de utilizar.

Es un antecedente de la célebre matriz F.O.D.A o D.A.F.O., aquella que busca descubrir y analizar Fortalezas, Debilidades, Amenazas y Oportunidades de una situación determinada, pero bastante más simple.

Consiste en tomar una situación, un problema, una idea, una decisión, un pensamiento, y listar sus aspectos positivos, negativos e interesantes. Entendemos por interesantes aquellas implicancias más neutrales, o que no se sabe o no resultan fácilmente encasillables como positivas o negativas.

 

Veamos un ejemplo sencillo para ver cómo funciona:

 

Cuestión: ¿qué pasaría si tengo un perro?

Aspectos Positivos (P):

  • tendría una compañía
  • sacarlo a pasear podría ser una excusa perfecta para hacer ejercicio
  • amo a los animales y disfrutaría cuidándolo y jugando con él
  • me haría muy feliz
  • me sentiría más seguro frente a extraños si el perro es guardián.

Aspectos Negativos (N):

  • Me implicará un costo extra en mi presupuesto
  • Tendré que ocuparme de él y eso quitará tiempo a otras actividades
  • Si me voy de vacaciones tendré que llevarlo conmigo o buscar con quien dejarlo
  • Perderé un poco de independencia
  • Me generará nuevas responsabilidades
  • Tendré que limpiar y ordenar más la casa

Aspectos Interesantes (I)

  • Habrá que analizar que raza se adapta mejor a mi estilo de vida
  • Posibilidad de cruzarlo con otro animal y generar algún ingreso vendiendo los cachorros
  • Conveniencia de comprar animal de raza o adoptar uno abandonado

 

 

Tres claves a tener en cuenta para obtener los mejores resultados.

 

Te explicaré tres claves para su correcta utilización, que contribuirán a que tengas los mejores resultados.

 

PRIMERO: Definir correctamente la cuestión a analizar.

Preferentemente utilizando el modo potencial o condicional, y comenzando la frase con “qué pasaría si…..”.

No tener miedo si el planteo puede resultar ridículo al principio, del tipo “qué pasaría si vendo todos mis bienes y me dedico a viajar por el mundo”, “que pasaría si renuncio a mi trabajo”, “que pasaría si me animo a saltar en paracaídas”.  Tranquilos, estamos analizando situaciones o ideas hipotéticas simplemente.

Las cuestiones que comienzan con “qué pasaría si….” dan un marco más objetivo al asunto, quitan presión de alguna manera ya que la idea está expresada en potencial, es hipotética, y no exigen una respuesta o conclusión inmediata. El postulado debe ser lo más objetivo posible, y libre de prejuicios.

No se debe formular la idea a analizar con una alternativa (“pido o no un aumento”, “me voy de vacaciones o cambio el automóvil”) ya que el análisis se dispersaría entre las opciones y la técnica no funcionaría correctamente.

Una vez que tengas en claro la idea o propuesta, escríbela en un papel y traza debajo tres columnas, para los aspectos positivos, negativos e interesantes respectivamente.

 

SEGUNDO: Este punto es muy importante, fue explicado por de Bono pero es omitido por muchos autores que han escrito sobre esta técnica: no hay que hacer un “brain storming” e ir clasificando las ideas o pensamientos en las categorías positivo, negativo o interesante a medida que vayan surgiendo. Hay que focalizar primero únicamente en lo positivo y sólo en lo positivo durante un breve tiempo (generalmente un minuto); luego inmediatamente pasar a los aspectos negativos (también por un minuto); y finalmente a lo interesante.

Personalmente, cuando estoy en la columna positivo, trato de que las ideas que se me vayan ocurriendo comiencen con “Estaría bueno porque….”, o “sería positivo porque…”; de igual modo para los aspectos negativos utilizo “no estaría bueno porque …”, o “sería muy malo porque….”; y para los interesantes “sería interesante analizar/saber/determinar ….”, o “habría que ver qué pasa con….”.

 

TERCERO: Como en el psicoanálisis freudiano, utilizar la siguiente regla fundamental: escribir cualquier ocurrencia o pensamiento que se nos venga a la cabeza, sin filtro alguno, aunque parezcan incoherentes, disparatados, impertinentes o contrarios a la buenas costumbres.

Es un análisis personal, no hay consideraciones éticas todavía para efectuar, ni necesariamente tendremos en cuenta todas las ocurrencias para tomar una decisión o fijar una postura.

Por eso no te extrañes si estás analizando la idea “¿qué pasaría si renuncio a mi trabajo?” y se te ocurre “mis compañeros tendrían que hacer mi trabajo”, o “me vengaría de mi jefe porque se quedaría sin su mejor empleado”. O “¿qué pasaría si hago buceo?”, “podría fallar el oxígeno y ahogarme”. Hay veces que cuanto más grotesca y absurda la ocurrencia, mejores resultados se obtienen.

 

Una vez que estén completas las tres columnas, puedes calificar con un puntaje (de 1 como poco importante, a 5 como fundamental) dentro de cada columna cada una de las ideas que has escrito; esto ayudará a organizarte y analizar mejor, haciendo foco en aquéllas que para ti tienen el puntaje más alto.

 

—————————————————————————————————————————————————

 

 

Como ejercicio puedes pensar y formular una idea, y analizarla utilizando la técnica del P.N.I., y ver a qué conclusiones arribas. No olvides aplicar las tres claves explicadas arriba.

 

Deja un comentario